Blogia
Carlos A. Loprete Ensayos Cortos

UTILIDAD DE LA ROSA

UTILIDAD DE LA ROSA


       Nadie sabe para qué ha sido creada la rosa. Yo tampoco. Según unos lo ha sido para embellecer la naturaleza o según otros para que los enamorados puedan disponer de un símbolo de amor para obsequiar a sus amadas. Sin duda es el obsequio más aceptable y seguro que se puede ofrendar al prójimo, no sólo por la hermosura  que ostenta en sí misma  sino además por el símbolo que representa, el amor, lo mismo el amor a la madre que el enamoramiento de la princesa.

     

        No faltan los pensadores burlones que han degradado su destino adjudicándole el miserable fin de pinchar los dedos de los jardineros irreverentes que trabajen con ella sin el respeto debido, y todavía peor, quienes la degradan a servir de alimento a las hormigas.

    

       Tampoco los escritores y artistas filósofos la han dejado pasar a su vera sin ofrecerles su piropo.

    

      Sin discusión es la flor más recurrida en la literatura. Tal vez sea la flor que se da en el Paraíso a los que han pasado por allí como prueba de su tránsito. La han empleado los rosacruces en sustitución de la efigie de Jesucristo clavado en la cruz. Rosa mística dicen los católicos de la Virgen María. Es realmente bella como una puesta de sol y fragante como el cadáver de los santos. Es bella sin darse cuenta de que lo es, es la refutación de los incrédulos estéticos.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              

         Yo me atrevería a añadir otras dos utilidades de la rosa. Una, para que los hombres vanos decidan si es mejor discutir sobre su finalidad o embelezarse con su figura y aspirar su aroma. Esto es, humillar a los presumidos que se consideran sabios: ¿pueden  escuchar el sonido de un pétalo rosa arrojado a un valle desde la cumbre de la montaña? ¿No?  Sin embargo el sonido existe.

    

         La otra, para desafiar a los poetas a escribir un verso superior a los ya existentes sobre ella. Yo me defino por uno en español, de Francisco Villaespesa, la rosa arrojada al mar, su lecho de muerte:

                      

                                                   En féretros de espuma, cadáveres de rosas.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres