Blogia
Carlos A. Loprete Ensayos Cortos

DESCENDIENTE DE NADIE

DESCENDIENTE DE NADIE

     Siempre había sabido que una vez concluido un juicio, no se podía según la ciencia del derecho volver al pasado y hacer otro juicio sobre el mismo caso. Pero según me informan si se trata de un hecho de lesa humanidad, ahora puede reabrirse cuantas veces convenga. Los delitos de esa naturaleza no prescriben y pueden reabrirse a perpetuidad. Y dado que los humanos nos hemos equivocado alguna vez o hemos actuado conforme a la ley vigente en ese momento, no sería de extrañar que como se la ha modificado en la actualidad volviera a modificarse nuevamente y nos viéramos el día menos pensado detrás de las rejas con un número colgado del pecho o una orden de captura de la Interpol.

     Y si el personaje enjuiciado por segunda vez ha muerto, ¿tendrían que responder por sus delitos sus descendientes? En ese caso, el rey de España sería a partir de ahora el responsable de las matanzas indígenas imputadas a Isabel la Católica y a su cónyuge Fernando de Aragón, durante la Conquista de América. No he podido averiguar si esos juicios han sido iniciados ya, aunque dificulto que prosperen porque en esa eventualidad   no va a quedar soberano en pie en Portugal, Inglaterra, Portugal y Holanda. ¿Se imagina el lector un rey o una reina actuales en una prisión como la de Guantánamo, de máxima seguridad, custodiados por soldados con ametralladoras y visores nocturnos, cercas metálicas coronadas de rollos de alambre de púas y minas explosivas enterradas, encadenados a argollas en el suelo, con los ojos vendados y una hora de aire libre cada veinticuatro? ¡Qué maravilla! Quinientos años de historia congregados en un pabellón, o quizás en dos para no mezclar los monarcas masculinos con los femeninos. Los chiquillos de las escuelas dejarían de torturarse con los nombres y fechas históricas y les bastaría con conocer las noticias de dichos personajes filtradas por Internet. .

     ¿Qué magistrado los enjuiciaría? ¿Un juez español, indígena o de qué nacionalidad? Menudo problema se armaría, no quiero ni pensarlo. Traigo a colación el marinero de la expedición de Pigafetta que recaló en un puerto de la Patagonia en 1520 y mató a dos indios. ¿A quién llamaría a juicio el juez? La Interpol no se animaría a encarcelar al rey de España, ni tampoco lo encontraría porque la policía tendría que pedir permiso al propio rey para entrar en su palacio.

     Debo confesar que me pasé tres o cuatro meses meditando sobre el asunto. Si esta doctrina se aplica con estrictez, al actual rey de España podría iniciársele juicio además por la expulsión en masa de los árabes de su territorio en 1942,  sin contar con las expediciones españolas en África. Con análogo criterio, debería incoársele juicio a la reina de Inglaterra por su política de anexión de la India y las matanzas de indios  -de la India, no de los otros-, y remontándonos en la historia al actual presidente de Siria por la invasión de España encabezada por el árabe Tarik en 1711. El enjuiciamiento no terminaría ahí, pues la serie podría remontarse a Su Santidad el Papa por los delitos de los cruzados y de los templarios en la ruta de Jerusalén. En la línea de estos juicios deberán tener sumo cuidado los propios jueces, pues nadie está exento de contar con un antecesor criminal.

     No sería de extrañar que un acusador de oficio esté buscando antecedentes de los presidentes de Latinoamérica para hacerlos responsables de alguna matanza. En Chile los araucanos podrían enjuiciar al gobierno de esa nación por el exterminio de sus antepasados. Guardamos la esperanza de que en la Argentina no se le ocurra a algún defensor de la lesa humanidad iniciar proceso contra nuestro Libertador general San Martín  por las muertes ocurridas durante las guerras de la Independencia. En riesgo de ser enjuiciados por los ranqueles, los tehuelches y los puelches se encuentran los descendientes de Rosas, Alsina y Roca, por sus campañas en el desierto.

     Aunque el argumento de los derechos humanos permita este absurdo, si ese descendiente  acusado fuera legislador o gobernante en ejercicio del poder, su libertad podría estar garantizada por la teoría de que los actos políticos no son judiciables, ni los presentes ni los pasados. Quiere decir que si usted, por ejemplo, es senador nacional y ha ordenado mientras fue gobernador alguna atrocidad, está exento de responder por ella.

    ¿Cuál es entonces la solución? Muy sencillo, no ser descendiente de nadie. ¿Y cómo puede uno no ser descendiente de nadie? Más sencillo todavía. Su padre lo hará por usted.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Al nacer, un amigo lo inscribe en el Registro de las Personas como N.N., persona sin padre ni madre, encontrado envuelto en pañales en el atrio de una iglesia.      

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

m m -

Interesante combinacion dela historia con la realidad, y el actualisimo tema de los derechos humanos, las ciolaciones que se hacen alegremente de ellos y la impunidad que gozan(ahora y por los siglos de los siglos) quienes lo hacen: los/as dueño/as del poder!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres