Blogia
Carlos A. Loprete Ensayos Cortos

MI PRIMO EL MONO TANGABUTO

MI PRIMO EL MONO TANGABUTO

     A fuerza de internarme tanto en los estudios de los paleontólogos, un día me dejé atrapar por la idea de que los humanos descendemos de los monos, según dicen los partidarios de Darwin, y me propuse encontrar a Tangabuto, que venía a ser un primo mío. Su nombre me había sido revelado en un sueño que tuve de una visita al zoológico de la ciudad.

     Encontré muy razonable su nombre que me sonaba a África, donde los científicos dicen haber encontrado varios fósiles humanos semejantes a los de los monos. Acepto que una cosa es ser partidario de las teorías del viejo Darwin, y otra muy distinta encontrar un mono pariente mío en una selva africana.

     Mientras esperaba con paciencia otro sueño revelador que me dijera cómo reconocerlo si me topaba con él, decidí embarcarme con destino al puerto de Djibouti, Somalía, para internarme desde allí en la selva, donde se dice que conviven hombres blancos y negros con monos chimpancés y orangutanes. Al tocar tierra, estuve a punto de arrepentirme de mi aventura, confundido ante el espectáculo de tiendas musulmanas, templos católicos edificados en las montañas, señores llevados en andas y bajo palio por esclavos, faquires sentados con las piernas cruzadas en lechos de clavos, encantadores de serpientes, soldados con metralletas y ristras de proyectiles cruzados de derecha a izquierda y de izquierda a derecha.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

     Pero ya que había gastado mi dinero en hacer la travesía, comprendí que lo más sensato era seguir adelante. Lo primero era, entonces, encontrar a una persona que conociera varias lenguas, y lo conseguí. Era un rabino sefardita, oriundo de Granada, de nombre Yehuda, a quien localicé en una sinagoga. Dos horas y media estuvimos conversando en español y de su boca aprendí que el vocablo Tangabuto correspondía sin duda a una lengua aborigen africana, y por lo tanto, mi averiguación estaba bien orientada. Los monos son negros -pensé- y mi pariente mono también, de modo que algo he avanzado. Iría primero por la ciudad y después por la selva y a cada mono que encontrara le gritaría "¡Tangabuto!"El que se detuviera y me mirara a la cara podría ser primo mío. Después vería cómo comunicarme con él.

     En los dos primeros días la averiguación no me dio resultado alguno. Los monos ni siquiera me miraban. Los orangutanes se rascaban la cabeza y el ombligo mientras que los chimpancés hurgaban los piojos en los pelos de sus hijos y se los comían. No diré que tuve éxito en mi faena, pero al menos gocé con el contacto directo con los simios y aprendí que no comen carne como nosotros sino frutas y vegetales. Descubrí además que los principales enemigos en la selva no son los cocodrilos ni la serpientes, sino los mosquitos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              

     Tuve también algunas peripecias inesperadas. Cuando me acerqué a una mona orangután sentada con su monito en brazos, me miró con ojos sospechosos y me cubrió la cara con un escupitajo para indicarme que me retirara de su presencia. Educado como soy, obedecí su sugerencia y seguí mi camino. Otra menos social me dio un manotazo en el rostro y me lo dejó amoratado. Y un macho apoltronado que se entretenía masticando una manzana, me respondió con un gruñido y se me acercó enfurecido. Evidentemente, los orangutanes no se llamaban Tangabuto, no me entendían o no querían ser parientes ni amigos míos.

     Un transeúnte se me acercó amistoso, y enterado de mi problema, me recomendó internarme en dirección contraria hasta encontrar una senda que me conduciría directamente a una colonia de chimpancés atendida por tres científicos de la National Geoghraphic Society especializados en esa raza de monos. Fui recibido con afables gestos y en una lengua medio inglesa, medio española: "¿How are you, amigo? Come in, adentro, adentro. Relax, relax". Me ofrecieron alojamiento y comida gratuitos y fuimos a dormir hasta el día siguiente en que comenzaría mi trabajo. Encendieron fogatas alrededor de la vivienda común, único idioma que entienden los leones noctámbulos.

     A la mañana siguiente me encontré con ciento catorce chimpancés a mi disposición para la prueba, unos sueltos o tomando sol en un parque, varios entablillados o vendados, otros en brazos de enfermeras, unos pocos encerrados en jaulas, y varios chupando mamaderas. Me hicieron recordar a un campo de concentración de la Segunda Guerra Mundial, pero me abstuve de expresar opinión alguna. Mi objetivo eran los monos y no los humanos. A la semana cada uno de los simios había escuchado mi contraseña  "Tangabuto" por lo menos diez veces y nada había sucedido, salvo alguna que otra rascadura de cabeza o una especie de gruñido.

     Nada tenía que hacer en aquel lugar, pero deseaba quedarme a gozar de los beneficios de tan generosa hospitalidad, el genuino whiski Chivas Regal añejado, las comidas enlatadas de Knorr suiza, los chocolates de Bradbury y otras delicadezas. Con tales propósitos dije a mis anfitriones que me dieran unos días más de hospedaje mientras concluía mi comunicación científica a un instituto británico de darwinismo.    

     Omito aquí el texto completo de mi informe (365 páginas son insoportables de leer) y me limito a los párrafos conclusivos.

     1. Los humanos no somos primos de los simios, o cuando menos de los orangutanes  y chimpancés, según mis comprobaciones personales en las selvas en torno a Dibouti.

    2. Entre los cientos de casos estudiados no he encontrado ni uno solo que respondiera con palabras, ademanes, gestos o sonidos articulados a mi pregunta estímulo de "Tangabuto", expresada en los más variados tonos de comunicación.

     3. De las susodichas experiencias, las únicas explicaciones posibles son: a) no entienden a los humanos; b) los entienden y se hacen los desentendidos; b) los entienden y no están en condiciones de responderles con un lenguaje articulado; c) los entienden pero no quieren ser primos nuestros.

     4. Frente a estas hipótesis, opino que esa Nacional Geographic Society  debería dirigirse oficialmente a las sociedades darwinistas del mundo comunicándoles estas investigaciones.

     Para no meterme en camisa de once varas y pasar el resto de mi vida en paz,  evité escrupulosamente mencionar mi duda más radical: Si fuera cierto como pretenden los darwinianos que ambos grupos, hombres y monos, pertenecemos a un mismo tronco común, ¿por qué razón los monos se resisten a aceptar el parentesco con nosotros?

     Piénselo, lector amigo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres