Blogia
Carlos A. Loprete Ensayos Cortos

EL ENDEMONIADO

EL ENDEMONIADO

-¿No estará poseído, padre? -preguntó un fiel de la parroquia.

 

- No lo creo -repuso el religioso-. En ese caso estaría saltando o dando gritos, levitaría por sobre el suelo, proferiría blasfemias contra el Salvador, hablaría tal vez una lengua incomprensible o huiría despavorido ante la visión de la Cruz.

 

-¿Y si lo exorciza por si acaso, padre?

 

-Tendría que estar endemoniado y eso no nos consta. Desmayarse y tener convulsiones no es una prueba. Podría tratarse de una enfermedad nerviosa. Hay que tener cautela y prudencia. Para remover el demonio de un cuerpo debemos tener la seguridad de que está adentro. Con las cosas de Dios no se juega.

 

- Pero me han dicho que ese hombre estuvo en Haití. Podría ser vudú.

 

-Un vudú, como cualquier otro ser humano, puede estar endemoniado o no. No exagere, mi amigo, por favor. No me va a decir ahora que cree en brujerías.

 

-Eso nunca, padrecito. Dios no lo permita. Mi difunta madrecita me hizo católico y de ahí no me muevo aunque vengan degollando...

 

-Así es como debe ser. Tenemos de Nuestro Señor la promesa de su protección y no debemos perder la esperanza.

 

-¿Y si lo consultamos por un si acaso con don Ruperto el curandero? Dicen que tiene poderes.

 

     -Ni hablemos de eso. ¿Qué poderes puede tener ese señor que no tenga yo?

 

-No se ofenda, padre, por favor. Yo creo en usted, pero en una de ésas, quién le dice...

El religioso guardó silencio y en su rostro se dibujó una pena. Se sintió entonces en la obligación de hablar y preguntó:

 

¿Por qué insiste en exorcizarlo?

El feligrés respondió:

 

Es que tengo miedo, padre.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres